Existe una gran diferencia entre remordimiento y arrepentimiento.

¿QUÉ SIGNIFICA TENER REMORDIMIENTO?

Remordimiento del griego katanuxis, o el adjetivo aproskopos, se traduce “sin remordimiento”.

Remordimiento es el pesar interno que produce en el alma una mala acción.

Remorder la conciencia es tener una inquietud interior; manifestar con una acción exterior el sentimiento que se padece interiormente.

Es un sentimiento útil que surge cuando habiendo asimilado los valores de un grupo social, la persona comprende que ha hecho mal, aunque nadie mas lo sepa.

El remordimiento trae sentimientos profundos de tristeza que surgen de hechos pasados que ahora se ven como pecados, errores o desgracias. Esto puede conducir a un verdadero arrepentimiento o amargura destructiva.

 ¿QUÉ ES EL ARREPENTIMIENTO?

La palabra arrepentimiento viene de la traducción del griego metanoeo de una familia de palabras que indican un regreso, un cambio de parecer, o un repudio del pecado para volver a Dios. También  significa virar, volver, regresar

 (Isaías 55:7) Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar

El arrepentimiento parece una píldora amarga para tragar, pero tiene el propósito de purgar el humor maligno del pecado.

El arrepentimiento es una virtud puramente del evangelio.

¿Saben cuál es la diferencia más notable entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto?

El antiguo pacto, el de obras, no aceptaba el arrepentimiento, maldecía a todo aquel incapaz de ofrecer una obediencia perfecta y personal.

 (Gálatas 3:10) Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.

El arrepentimiento llega por medio del evangelio; la salvación de los pecadores arrepentidos es el fruto de la adquisición de Cristo. No hay salvación sin Cristo.

 ¿POR QUÉ DEBEMOS ARREPENTIRNOS?

Consideremos ¿Qué nos ofrece el pecado para que sigamos practicándolo?

Al pecado se le compara con una plaga. El pecado siempre termina en tragedia.

El arrepentimiento complace a Dios grandemente y trae consigo el perdón.  El arrepentimiento y el perdón van unidos.

 (Isaías 1:16-18) Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

La causa de la destrucción no es la gravedad del pecado, sino la impenitencia.

Si renuncias a tus pecados, Dios se convertirá en tu amigo, todo lo que hay en Dios te pertenecerá; su poder será tuyo, para santificarte; sus promesas serán tuyas, para consolarte; sus ángeles serán tuyos para custodiarte; su misericordia será tuya, para salvarte.

El gozo del malvado se convierte en tristeza, mientras que con la tristeza del penitente sucede lo contrario.

Pecamos a diario, por lo cual debemos arrepentirnos a diario. Debemos mantener la venda del arrepentimiento puesta hasta la muerte.

  • El arrepentimiento demanda una renovación del espíritu y del corazón; esto sólo es

posible como consecuencia de la redención divina.

 (Ezequiel 18:31) Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel?

El arrepentimiento es básico, es un regalo de Dios junto con la fe, se basa en la obra de Cristo, es una responsabilidad humana y un don de Dios mediante el Espíritu. Sin el arrepentimiento verdadero no hay salvación.

El arrepentimiento exige una reorientación de todo el individuo que conduzca a la obediencia, confianza en Dios y rechazo total a cualquier ídolo o dependencia de lo humano.

El arrepentimiento es un cambio en la forma de pensar, resultando en un regreso o viraje para moverse a una nueva dirección; un ejemplo de esto es el hijo pródigo

(Lucas 15:15-24)

Esta parábola del hijo pródigo nos enseña lo que es el arrepentimiento sincero.

Es una historia completa de ruina y reconciliación. Los pasos descendentes y ascendentes del hijo pródigo nos muestran cómo Dios nos lleva al verdadero arrepentimiento.

Ejemplo del proceso del hijo pródigo:

  • Recapacitó
  • Decidió volver
  • Reconoció y confeso su pecado
  • Tuvo una actitud humilde
  • Abandonó su camino y volvió al Padre
  • El Padre actuó con misericordia
  • El Padre le restauró

El arrepentimiento no es una emoción, sino una actitud que conduce a acciones específicas. Ejemplo: Cuando nos hemos metido en una calle en sentido contrario, inmediatamente cuando nos damos cuenta, damos vuelta en u, y nos vamos en otra dirección para evitar un accidente.

Tal vez una de las cosas más difíciles que existen es admitir que estamos equivocados. Arrepentirse es admitir la completa responsabilidad por lo que hemos hecho; por lo que somos y admitir nuestro fracaso. El arrepentimiento nos trae al límite de nuestro aguante y entonces no nos queda otro remedio más que declararnos derrotados. Mermados de recursos nos volteamos y buscamos la mano de Dios para encontrar un recurso fuera de nosotros.

Arrepentirse prepara el corazón para recibir la gracia de Dios.

¿CUÁNTOS TIPOS DE ARREPENTIMIENTO EXISTEN?

Existen dos tipos de arrepentimiento:

  • Arrepentimiento falso
  • Arrepentimiento verdadero

 

  1. ARREPENTIMIENTO FALSO

El arrepentimiento falso es aquel que produce la tristeza bajo el sistema moral del mundo.

 (2 Corintios 7:10) Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte

El arrepentimiento falso aparece cuando hay un sentido de culpa y remordimiento por el pecado. Ejemplo: El caso de Judas, quien no se arrepintió, sólo le remordió la conciencia.

 (Mateo 27:3-5) Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos,  diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!  Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó

Cuando hay un lamento por las consecuencias y  no por haber pecado.

Cuando hay miedo por el infierno en vez de una convicción respecto al pecado.

Cuando se buscan penitencias, donde uno mismo “compensa” sus pecados en vez de buscar el perdón de Dios.

El sentirse culpable es por imponerse a sí mismos cargas inalcanzables y casi siempre está involucrado el orgullo.

Arrepentimiento y depresión no son palabras sinónimas. Alguien puede sentirse mal consigo mismo por haber fallado, o por estar experimentando los resultados de algún fracaso sin sentirse arrepentido por ello.

CARACTERÍSTICAS DEL ARREPENTIMIENTO FALSO:

  1. El arrepentimiento blando y delicado por naturaleza.

Algunos, son propensos a experimentar sentimientos delicados que los hacen propensos a llorar y conmoverse cuando ven algún objeto digno de conmiseración. Estas “no” son lágrimas de arrepentimiento, porque hay muchos que lloran ante la desdicha ajena, y sin embargo, son incapaces de llorar ante el pecado propio.

  1. Las tormentas de la conciencia

Una persona que vive bajo la maldición del pecado entra por fin en razón; ve el infierno listo para devorarlo y se siente lleno de angustia y terror. Sin embargo, una vez que pasa la tormenta de la conciencia, se siente tranquilo. Si la angustia y la turbación bastaran para el arrepentimiento, los condenados serían los más penitentes, puesto que son los más angustiados.

  1. Un leve dolor superficial

Cuando la mano de Dios cae con fuerza sobre alguien, como cuando está enfermo o sufre una cojera, puede dar un suspiro o derramar una lágrima y decir: “Señor ten misericordia”, pero eso no es arrepentimiento verdadero.

Acab hizo todo eso:

(1 Reyes 21:27) Y sucedió que cuando Acab oyó estas palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado.

Sus vestiduras estaban rasgadas, pero no así su corazón. El ojo puede estar humedecido pero el corazón estar duro como una piedra.

  1. Los buenos impulsos que brotan del corazón.

No todo buen impulso equivale al arrepentimiento. Algunos piensan que, si experimentan impulsos en el corazón para abandonar sus pecados y volverse religiosos, están arrepentidos. Herodes experimentó buenos impulsos e inclinaciones merced a la predicación de Juan el Bautista, pero no se arrepintió verdaderamente, puesto que siguió viviendo en el incesto.

  1. Los votos y determinaciones

Cuántos votos y solemnes proclamaciones hacen algunos en su enfermedad o en su problema económico. Que si Dios les devuelve la salud o les da trabajo serían personas renovadas, pero luego, a pesar de que Dios los bendice, se olvidan de sus promesas y siguen igual.

  1. Abandonar un pecado flagrante (muy claro)

Una persona puede renunciar a ciertos pecados y mantener otros. Se puede abandonar el libertinaje para pasar a la avaricia, lo cual es solo cambiar de pecado.

Estos son los arrepentimientos fraudulentos y que no nos hemos arrepentido apropiadamente, es necesario corregir nuestro error. Ejemplo: es como si un hueso que se rompe, suelda mal, el cirujano no tiene más remedio que romperlo de nuevo y colocarlo apropiadamente, así también debemos hacer con el arrepentimiento; si no nos hemos arrepentido apropiadamente, debemos quebrantar nuestros corazones nuevamente y afligirnos más profundamente que nunca.

Hay dos consecuencias espirituales que produce la culpabilidad no resuelta:

  1. Romper nuestra relación con Dios
  2. Disciplina de Dios con fines a restaurar

En conclusión, este tipo de arrepentimiento es cuando existe tristeza por nuestro proceder, pero, no se busca cambiar y dejar el pecado. 

EL ARREPENTIMIENTO VERDADERO

Este tipo de arrepentimiento nos lleva al dar la espalda a las obra muertas; estas obras muertas son:

  • Toda actividad religiosa hecha para cubrir el pecado.

(Isaías 1:13-20) No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo,  el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas. Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.  Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.    Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra; si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho

  • Toda decisión para agradar la carne.

     (Romanos 8:8) Y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

  • Todo intento por justificar al hombre por el hombre.

(Romanos 3:19-20) Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado

  • No existe sustituto para el arrepentimiento. El arrepentimiento hace que odiemos el pecado.

(Hebreos 1:9) Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros

El arrepentimiento verdadero es tristeza de corazón por el pecado, renuncia al mismo y un propósito sincero de dejarlo y andar en obediencia a Cristo.

El arrepentimiento verdadero consta de dos cosas: La humillación y la transformación.

  1. La humillación

El evangelio es el fuego que derrite el corazón. Es como cuando una roca se rompe en pedazos. Es como un martillo que rompe el corazón.

  1. La transformación o el cambio

El arrepentimiento obra un cambio total en la persona. El cambio se propaga por todas partes.

  1. Produce un cambio en la mente

Antes a la persona le gustaba el pecado. Su entendimiento cambia y considera que el pecado es el mayor de los males.

El término griego metanoeo (meta=cambio; nous=mente) Significa cambiar de opinión o propósito. Cambio de parecer. Antes de su conversión, Pablo estaba convencido de que debía hacer muchas cosas contrarias al nombre de Jesús, pero tras su conversión cambió de parecer.

(Hechos 26:9-11) Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret; 10lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto. 11Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras.

  1. El arrepentimiento produce un cambio en los sentimientos

Opera una metamorfosis en los sentimientos. Cambia el deseo de pecar, por aborrecer el pecado. Convierte el amor al pecado en odio al pecado.

  1. El arrepentimiento obra un cambio en la vida.

Aunque el arrepentimiento se origine en el corazón, no se queda allí, sino que se extiende a la vida. Si el nacimiento de un manantial está contaminado, no pueden brotar aguas puras de él. Sin embargo, aunque el arrepentimiento comienza en el corazón, no se queda allí, sino que cambia la vida. ¡Qué cambio obró en Pablo! Convirtió a un perseguidor en un predicador. ¡Qué cambio produjo en María Magdalena! Quien había besado a sus amantes, ahora besaba los pies de Su Salvador.

  1. El arrepentimiento produce una ruptura con el pecado

Esta ruptura debe tener tres características:

  • Debe ser universal (con todo pecado)

Rompe con los pecados secretos, rentables y habituales.

  • Debe ser sincera

No debe estar motivada por el temor, sino tener una base espiritual, tanto por antipatía y rechazo como por principio de amor a Dios.

  • La ruptura con el pecado debe ser perpetua

De manera que no vuelva a tener nada que ver con él. El arrepentimiento es un divorcio espiritual que debe durar hasta la muerte.

El arrepentimiento verdadero y el cambio de vida contiene un regreso al Señor. Cuando nos arrepentimos, no basta con renunciar a los viejos pecado, sino que debemos entregarnos al servicio de Dios. El hijo pródigo arrepentido no solo abandonó el pecado, sino que se levantó y volvió a su padre.

La gracia reina en nuestras vidas a través de una actitud de arrepentimiento, reflejada en un espíritu manso y humilde.

El arrepentimiento verdadero siempre debe de ir acompañado de fe verdadera.

El arrepentimiento trae el perdón de los pecados.

¿QUÉ SIGNIFICA RENUNCIAR?

La palabra griega apeipon es utilizada para renunciar. Significa prohibir la entrada a cosas rechazadas, apotasso significa poner aparte, despedir, abandonar.

Desistir de una cosa, abandonar, dejar, abstenerse.  Vivir de forma abnegada a Dios renunciando a lo que estamos acostumbrados o a lo que necesitamos para vivir agradando al Señor

(Tito 2:12) Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente

Renunciar significa dejar todo lo que poseemos por Dios; esposa, hijos, padres, trabajo, dinero, posición, prestigio, ministerio, etc.

(Lucas 14:33) Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo

También tenemos que firmar nuestra renuncia al pecado y al reino de las tinieblas.

Como hemos visto, el remordimiento o la culpa, son simplemente herramientas del orgullo, pero, que no sirven para cambiar; el arrepentimiento verdadero es cuando se combina la fe y la renuncia.

Renunciar al reino de las tinieblas significa que el creyente toma la decisión de formar convicciones sólidas y sinceras consigo mismo, llevando a la cruz todo deseo de agradar a su carne y poniendo al Señor en el primer lugar de su vida.

Cuando viene el arrepentimiento y la renuncia se acaba la práctica del pecado, lo que cuenta es la disposición del corazón.

Arrepentirse es decir iba hacia allá, pero  he decidido cambiar de rumbo.

Renunciar es decir, no lo vuelvo a hacer pase lo que pase, suceda lo que suceda hoy no vuelvo a hacerlo.

PASOS PARA EL ARREPENTIMIENTO Y LA RENUNCIA

  1. Sentir tristeza por tus pecados
  2. Avergonzarte por ellos ante Dios
  3. Confesarlos ante Dios
  4. Incluye el abandono de la práctica de pecar
  5. Abandonar los pecados no solo externamente sino de corazón
  6. Renunciar al reino de las tinieblas
  7. Hacer lo contrario de lo que antes hacías
  8. Divorciarte del pecado

(Proverbios 28:13) El que encubre sus pecados no prosperará;  mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia

Entendiendo lo que dice la Biblia; si una persona está verdaderamente arrepentida sentirá tristeza y vergüenza porque ha estado ofendiendo a Dios con sus pecados, los confesará a Dios sin pretextos y excusas, abandonará esa práctica y comenzará a hacer lo recto y justo.

El Señor Jesús dijo: ¡Arrepiéntanse!

(Mateo 3:2) Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos  se ha acercado

El arrepentimiento es un deber del cristiano

(Hechos 17:30) Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan

 

PROMESAS A LOS ARREPENTIDOS

  1. Tendrán respuesta a la oración (2 Cr. 7:14)
  2. Recibirán perdón (Is. 55:7)
  3. Vida (Ez. 18:21)
  4. Consuelo (Mt. 5:4)
  5. El don del Espíritu Santo (Hch. 2:38)

AUTOVALORACIÓN:

  • ¿Identifica las áreas en que has desobedecido los mandatos de Dios?
  • ¿Aceptas tu fracaso o derrota en eso realmente?
  • ¿Aceptas el perdón de Dios o aún te sientes culpable por algo?
  • ¿Has restituido a quien dañaste?
  • ¿Te has alejado de los pecados conocidos que hay en tu vida?
  • ¿Identificas alguna área de tu vida que necesite mejorarse ? ¿Cuál?
  • ¿De repente caes en alguna obra religiosa para aliviar culpa?
  • ¿Aún te gusta agradar a tu carne? ¿Cómo?
  • ¿Crees que puedas perder tu salvación, y vives para no perderla?
  • ¿Te gusta justificar tus errores o faltas?
  • ¿Te atormentan ciertas cosas de tu pasado? ¿Cuáles?
  • ¿Compensas tus pecados, lastimándote o auto-vengándote como:
    1. Caer en la auto satisfacción sexual
    2. Criticando o juzgando a otros (chismes)
    3. Gastando compulsivamente
    4. Regresando a pecados anteriormente resueltos
    5. Deprimiéndote
    6. Lacerándote
    7. Haciéndote la víctima
    8. Engañándote
    9. Controlando o buscando hacerlo
    10. Enfermándote
    11. Amargándote
    12. Odiando a todo mundo
    13. No perdonando
    14. Comiendo en exceso
    15. Tomando alcohol o drogas
    16. Viendo pornografía
    17. Justificándote

 

 

Pin It on Pinterest

Share This