Un devocional es un tiempo especial que pasamos con Dios. Es un tiempo especial que apartamos en el día para estar con Él. El devocional se lleva a cabo por medio de la oración y la lectura de Su Palabra. Aunque es necesario diferenciar el devocional con el tiempo de nuestra lectura diaria. En nuestro tiempo devocional debemos considerar y notar las instrucciones de Dios para nuestra vida.

¿Qué haces cuando platicas con un amigo?

Compartes todo lo que te ha sucedido, lo que te preocupa, lo que te ha sorprendido. A veces compartes tus secretos. Eso es lo que hacemos en nuestro tiempo devocional. Dios debe ser nuestro mejor amigo, nuestro confidente. Ese tiempo a solas con Dios va fortaleciendo día con día nuestra relación.

Un verdadero amigo, nos dice la verdad, nos confronta cuando ve que andamos equivocados, nos reprende incluso cuando percibe que nuestras ideas o ideales no son los correctos. Así mismo nos motiva a continuar cuando vamos en el camino correcto. También nos da consuelo y aliento cuando estamos tristes o desanimados.

¿Cómo podemos hacerlo?

El tiempo ideal de hacer un devocional tú lo decides, pues solo tú conoces tus tiempos. Dios siempre está anhelando que pasemos ese tiempo con Él, como un padre anhela pasar tiempo especial con sus hijos. Es conveniente determinar un tiempo específico de preferencia para hacer tu devocional y apegarte a ese horario. Hacer una cita con Dios a diario es la idea. Y, respetar ese tiempo especial para Él.

Es importante escoger un lugar apartado donde puedas estar a solas, en donde no haya distracciones. (Apagar el celular, evitar ruidos o algo que te distraiga). Cuando estás platicando con alguien, respetas ese tiempo especial y evitas distracciones, ¡Cuánto más cuando estés con el Rey de Reyes!.

Ya que decidiste tus tiempos, ahora necesitas orar y pedir que el Espíritu Santo te muestre cuál libro de la Biblia vas a elegir para poder hacer tu devocional. La recomendación es empezar por un libro del Antiguo Testamento y cuando lo termines, escoger un libro del Nuevo Testamento; y así irlos turnando.

Antes de empezar tu devocional es muy importante que ores a Dios pidiendo que Él te ayude a entender lo que vas a leer. Pide que el Espíritu Santo te ayude a conocer Su dirección para tu vida, y amarlo cada día más.

Dedica un tiempo meditando (reflexionando profundamente) en este versículo que subrayaste y que llamó tu atención. Léelo varias veces, profundiza en él, sin prisa. Es muy común que no entendamos a la primera.

Piensa en lo qué aprendiste sobre Dios y cómo aplicar esta enseñanza de forma práctica en tu vida. Lo que aprendiste, apúntalo en tu cuaderno de notas.

Al final, ora agradeciendo a Dios por su instrucción y pídele ayuda para que lo que aprendiste pueda quedarse grabado en tu corazón y pueda dar fruto en tu vida para glorificar al Señor.

Busca tener listo todo lo que necesitas: Una Biblia en la que puedas subrayar o marcar, un cuaderno, una pluma o lápiz. De preferencia guardar todo en el mismo lugar  para no tener distracciones al estar buscando todo lo necesario.

Ejemplo de un tiempo devocional:

Fecha: 14-Mayo-2019

Lectura: Génesis 3:1-7

¿Qué versículo llamó mi atención?: Génesis 3:6

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

¿Qué Aprendí y cómo lo aplico en mi Vida?

Que Eva fue engañada por el diablo y cómo Adán decidió pecar. Que a pesar de tener una relación con Dios, decidieron ser desleales al Señor, que no demostraron un sincero amor a Dios, que solo era una relación de conveniencia y ficticia. Que por eso Satanás logró tentarlos y que cayeran.

Que por eso no debo estar confiado jamás, y que mi relación con Dios debe ser totalmente sincera y sin hipocresía. Jamás olvidar que mi lealtad a Dios  demostrará que verdaderamente lo amo sobre todas las cosas. Que mi desobediencia solo muestra falta de amor hacia Él.

La tentación de Satanás fue muy sutil, pero buscando desacreditar a Dios, buscando que Eva dudara de Él y que Eva quisiera ser semejante al Señor (seréis como Dios) el diablo usó la debilidad de Eva (su orgullo) para lograr su propósito.

Debo ver sinceramente ¿Cuál es mi debilidad? Para evitar que el enemigo trate de tentarme. Y si lo hace, demostrar mi amor a Dios, manteniéndome firme para no caer. Y siempre recordar lo que hizo el Señor Jesucristo en la tentación del desierto, responder con un versículo bíblico siempre al enemigo ante la tentación, lo que no hicieron Adán y Eva.

Hoy puedo confirmar que la Palabra de Dios es mi escudo y mi defensa ante el ataque del enemigo.

Pin It on Pinterest

Share This